La fiesta de Todos Santos en tierras Náhuatl

Después de tanta espera se llegó la fecha de Todos Santos, llegaron nuestros seres queridos a visitarnos, para bailar, convivir y comer muchos tamales. Y sobre todo en Chicontepec, Veracruz.

En estos días de Xantolo, se tuvo la fortuna de ir con una familia Náhuatl en Chicontepec, en donde el 31 de octubre ya estaban preparando todo para el altar, ya estaba listo el arco con sus palmillas, su cempasuchil y las estrellas.

En una ofrenda nos platicaban que ellos tenían la costumbre de poner el altar pero la comida ponerla en una mesa donde cupiera la familia para comer ahí, es decir, llos tamales, el mole, el pascal que se ponía, en un rato ya se comía.

Pero también al visitar otras casas, nos dimos cuenta que aunque es una misma comunidad Náhuatl, hay algunas variantes, es decir, que hay algunas ideas como la anterior de comer lo que hay en el altar, pero también otra familia nos platicaba que ellos no comen la comida hasta haber pasado los días de Todos Santos.

Por otra parte, hablar del arco que hacen, es algo bien interesante. Ya que ehasta arriba en el centro ponen una estrella que representa el Sol, y de los lados también ponen algunas simulando el cielo y al rededor del arco se colgaba fruta.

Los arcos anteriormente se hacían de puro cempasuchil, pero por todos los cambios de temporadas de lluvias y la sequía, no se dio como se esperaba esta flor y fue por eso que ahora los arcos se vieron con más palmilla que cempasuchil, pero con el mismo espiritu y mismo amor.

Esta fecha reunió a toda la familia ahí en Chicontepec, para bailar, comer y divertirse.

¡Comparte!