La sequía no impidió llevar a cabo el día de muertos en El Zapote.

Como cada año, en la comunidad de El Zapote, Ixhuatlán de Madero también se llevo a cabo la ofrenda para los difuntos que visitaron a sus familiares.

Sólo que a diferencia de los años anteriores y debido a la sequía que se estacionó durante varios meses esta vez no hubo maíz nuevo, flores de cempoalxochitl, tampoco hubo naranjas ni mandarinas.

Pero eso no impidió para hacer algunos tamales e Ilacas con maíz que se tubo que comprar fuera de la comunidad. Tampoco faltó el mole rojo y algunos otros alimentos que en vida les gustaba a los difuntos.

“Puede no haber maíz nuevo, pero en el altar no deben faltar las veladoras, velas y el incienso, sea poco o mucho pero se debe poner ofrenda.” dijo la gente de El Zapote.

Doña Yolanda quedó satisfecha y nos cuenta que recibió a sus difuntos con mucho gusto.

Estos días son importantes, porque esperamos a los que se adelantaron. Hacemos el todos santos porque aprendimos de nuestros antepasados, porque estamos agradecidos por las tierras que tenemos ahora, ellos fueron quienes lucharon por este pueblo, por eso les ponemos ofrenda año con año. Dice doña Yolanda.

“No los vimos comer la ofrenda, no los saludamos como nosotros los vivos, pero ellos llegaron, llegaron y ahora se fueron, pero se fueron contentos y vuelven al otro año.

¡Comparte!