La costumbre del elote cada vez con más fuerza en Ayotuxtla, Texcatepec.

El martes 24, miércoles 25 y jueves 26, la comunidad de Ayotuxtla celebró la antigua costumbre de la ofrenda del elote. Esta celebración se llevó a cabo para agradecer la cosecha del maíz que se logró este año y para pedir un buen temporal para el próximo.

Ayotuxtla se encuentra en el municipio de Texcatepec, en la sierra norte del estado de Veracruz. La mayoría de las comunidades de está región pertenece al pueblo Otomí.

Como sabemos, los meses pasados cayó una sequía como no se había visto desde hace muchos años. Pero la comunidad quiso mostrar su agradecimientos por el trabajo de las familias en las milpas y por lo poco o mucho que se pudo lograr en la cosecha.

Desde varios días antes, muchos señores  comenzaron a cortar y preparar las palmillas y los collares que se iban a usar en esta celebración. Un Badi – o sabio – de la comunidad preparó también las figuras de papel que representan las semillas de diferentes plantas que las familias piensan sembrar para la próxima temporada: maíz, frijol, sandía, cacahuate y otras.

Las figuras también representan a los animales que las familias piensan criar, para tener los alimentos suficientes para el próximo año.

Mientras  los señores trabajaban para preparar las palmillas, las señoras estaban vistiendo y adornando las figuras para la celebración.

Por la noche, se hizo la bendición de las figuras y la limpia de las personas que quisieron recibirla. También se hizo la ceremonia de “brincar la cuerda”, para alejar a los males de quienes estaban presentes. Después comenzó la danza ante las imágenes que estaban en las tres mesas que se adornan para la ocasión, La danza duró toda la noche.

El día miércoles se hizo el recibimiento de los señores que quisieron traer elotes de sus milpas. Por la tarde se llevó a cabo la misa en la iglesia de la comunidad. Allí se presentaron las canastas con las ofrendas de las familias. Después de la misa se repartieron los elotes hervidos y café. Por la noche se ofrendaron y se repartieron tamales y atole de elote.

El jueves por la mañana, Los Badi bajaron a hacer la ofrenda del agua, en uno de los manantiales de comunidad que resistió la sequía. Con esto, terminó la fiesta del elote de este año. Gracias a esta celebración, las familias pudieron expresar su fe y agradecimientos por los dones recibidos.

Aquí les dejamos también un pequeño audio en Otomí en el que se explica un poco de esta costumbre; nada como escuchar desde la misma lengua lo que es esta costumbre.

¡Comparte!